En "La Casa Blanca" se respira paz
por doquier.  Se encuentra en Lanzarote,
la isla más norteña de Canarias
con un carácter marcada por diversos paisajes hermosos e impactantes.
Lanzarote es una isla sin igual,
incluso dentro del resto
del archipiélago canario.
- - -
 
 
 
 
 
 

Lanzarote es una isla sin igual,
incluso dentro dal resto
del archipiélago canario.

Es un paraíso para los pintores,
los fotógrafos y los enamorados
de la naturaleza.

Ya estáis instalados en la terraza florecida junto a la piscina y la cancha de tenis, entre las palmeras, las yucas, los hibiscos y las buganvillas rosas. Desde Soo, el pueblo, se domina un paisaje apacible, pintoresco y único: campos cultivados, extensión de desierto (paisaje de «jable») y volcanes a lo lejos que se perfilan sobre el horizonte de colores rojos u ocres, bajo una luz cambiante al paso de las horas y de los días. El mar frente a ti, siempre presente, espumoso, azul, verde turquesa. A tu izquierda, las arenas rubias de Famara, al otro lado, los arenados negros de la Santa. El pueblo es eminentemente agrícola y conocido por sus cultivos de secano de sandias, melones, cebollas, tomates y batatas, verdaderos manjares para su paladar cuando los degusta. Delicia de la zona y de renombre son, también, sus quesos artesanales de cabra, famosos en toda la isla de Lanzarote.
-

Un lugar donde reina el silencio y la paz
con una energía que invita al visitante
a reencontrarse a sí mismo.

- -